Tarta de queso

Recetas del día

Tarta de queso

La tarta de queso es una de los postres más populares  y, probablemente, uno de los más antiguos en el que utilizan lácteos que no sean leche. Quizás sea con la tarta de queso con arándanos, o también la tarta de queso al horno que hay en el blog las que tienen una mejor textura, más densa y con muchísimo sabor lácteo que nos recuerdan a las tartas de queso caseras de siempre.

Mas recetas de Tarta de queso

tarta de queso light

tarta de queso con gelatina de limón

tarta de queso con gelatina de limón

tarta de queso y chocolate

La receta original de tarta de queso

Esta receta de tarta de queso es súper sencilla y barata y seguramente la puede realizar cualquiera que se atreva con la repostería, su preparación no tiene ninguna complicación y os podemos asegurar que su sabor es increíblemente delicioso. Además la elaboración de esta tarta  en particular, no necesita horno por lo que resulta aun mas fácil y económica.

La tarta de queso es una de los postres más comunes del mundo y  tal vez esta receta clásica es la receta más sencilla que podréis encontrar ya que su elaboración trata de mezclar y listo. Para que la tarta de queso sea un verdadero éxito hemos añadido fresas de la mejor calidad, pero también podéis utilizar mermelada o confitura de esta fruta, o incluso probar con diferentes variaciones como melocotón, frutos del bosque, naranja, mango, limón… la fruta es el complemento ideal para la tarta de queso. 

Como no utilizaremos horno para preparar la tarta de queso lo principal es que la dejemos unas 10 horas en la nevera para que nos quede perfecta. Ya solo queda disfrutar de este delicioso manjar!

home_recipes_tips

Abuela´s Tips

  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo preparación: 25 minutos
  • Raciones: Para 10 personas

Ingredientes

  • 25 galleta tipo desayuno (vuestras preferidas)100 g de mantequilla200 ml o 260 g. de leche condensada
  • 1 sobre y medio de gelatina neutra Royal (15 g)
  • 300 g queso cremoso tipo Philadelphia
  • 200 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas de azúcar para montar la nata
  • Agua caliente para diluir la gelatina 300 ml.
  • 200 g de confitura de frambruesas o de vuestra mermelada preferida.

Pasos a seguir

tarta de queso

Preparación

Base de la tarta de queso

1. Derretimos la mantequilla (con el microondas es más rápido). Trituramos las galletas y añadimos por encima la mantequilla derretida.

2. Repartimos la mezcla de mantequilla y galletas por la base de un molde grande. Apretamos bien contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos. Dejamos en la nevera mientras hacemos la crema de queso.

Crema para la tarta

1. Introducimos las dos tarrinas de crema de queso Philadelphia en un bol. Añadimos 1/2 bote de leche condensada y mezclamos con batidora electrica.

2. Este es el paso más “complicado”. Vaciamos el contenido de un sobre de gelatina neutra en un bol que esté seco. Cojemos 300 ml de agua agua fría (1 vaso y medio aprox.), separamos una tacita pequeña y la añadimos a la gelatina.

3. Ponemos el resto del agua en un cazo al fuego hasta ebullición (o al micro directamente 2 minutos). Retiramos y vertemos el agua caliente en el recipiente donde dejamos la gelatina.

4. Removemos hasta su completa disolución y lo añadimos a la mezcla de la crema de queso y la leche. Batimos ligeramente para que quede homogénea y sin grumos.

5. Montamos la nata. Procuramos que todos los ingredientes estén fríos. La nata, el azúcar y el recipiente deben estar recién salidos de la nevera. Batimos el azúcar y la nata con las varillas hasta que quede compacta.

5. Mezclamos la nata montada con la mezcla del queso pero de manera suave utilizando preferentemente una espátula de madera o silicona para que no se baje la nata.

6. Retiramos el recipiente con la base de galleta de la nevera y esparcimos la crema de queso por encima. Volvemos a introducir en la nevera por unas 3-4 horas.

Cobertura de confitura de la tarta de queso

Echamos en un cazo la confitura o mermelada y 2 cucharadas de agua. Calentamos de manera suave hasta que se forme un sirope. Apartamos del fuego. Una vez que se enfríe un poco echamos el sirope por encima de la tarta de queso de forma homogénea y la ponemos otra vez en la nevera durante unas horas.

La tarta de queso la podemos acompañar de nata montada, de nuestro helado preferido o de un buen café o té, siempre debe servirse bien fría para apreciar todo su sabor.

Y así es como se obtiene una tarta de queso realmente deliciosa, económica y sobre todo muy sencilla.